La crueldat, com quansevol vici, no ha de tenir cap motiu, nomès la oportunitat per executarla...

dimecres

Se me muestra

Hay días, en que como hoy, sólo al empezarlos, se te muestran claras las cosas. Y se me corrompe el alma, se me encojen las tripas y la boca se me convierte en un alien pastoso que no me deja tragar. Hay días, en que como hoy, amanece lloviendo, y como soy antiparaguas y me importa una mierda mojarme, ando por la calle al ritmo que me marco, observando, respirando. Decido entrar en un bar a chutarme una dosis de cafeína caliente. Hay una terraza que tapa un viejo toldo que chorrea agua por todos sus poros, y observo que hay alguien sentado fuera con la que está cayendo. Es una mujer que toma también un café, todo algo raro y triste, porque reparo que su silla es de ruedas. Hay días, en que como hoy, si te paras a mirar ves, y yo lo veo todo detrás de un cristal. La mujer solitaria de la terraza mira algo que está ocurriendo en esos momentos. Una tía perra con un traje de precio descarada mente vergonzoso, espera con los brazos cruzados y enseñando un peluco carísimo que dos pobres hombres le cambien una rueda de su también vergonzosamente carísimo vehículo mientras se ponen chorreando. Sólo se mueve la "glamourosa" para señalar donde está la rueda de recambio.....la muy puta ! Pero no se llena las manos de mierda claro. Mientras, yo miro al igual que la mujer atada a su vieja silla de ruedas, que esos dos pobres hombres le terminen la faena a la fulana en cuestión. Mi alma por saber que piensan la una y la otra....que sienten. Hay días, como hoy, que en pocos minutos uno es espectador de tal y tal...abrumador y despiadado destino, y se me corrompe el alma, se me retuercen las tripas y se me pone la boca pastosa, todo eso y más después de ponerme chorreando con esta puta manía mía de no llevar paraguas.

3 comentaris:

instante ha dit...

Me da verguenza ajena, no por la fulana en cuestión ni por la resignada mujer en silla de ruedas, sino por los "malpoderosos" que han arrastrado al mundo a que existan tan abismales diferencias entre las personas. Los pobres, más pobres y los ricos, más ricos.
Ahora sí, a la fulana más le valdría romperse las medias y cambiarse ella misma la rueda de su puto coche.

Como siempre, un placer leerte. Un fuerte beso....

instante
.

Frida la Llorona ha dit...

Instante de mis entretelas...!!!!!
a la tia puta-perra la pondría yo a picar en el Transiberiano jejeje...porque yo, se cambiar las ruedas de mi coche, y si no tengo la fuerza necesaria y me ayudan, te aseguro que termino como un zorrón de sucia....bueno, ya me conoces....
Se me jodió el cofee esta mañana...
Mañana otro.

Anònim ha dit...

Por que hay días y días, como aquél, por eso perdí mis días contigo.
petons