La crueldat, com quansevol vici, no ha de tenir cap motiu, nomès la oportunitat per executarla...

dilluns

Encontrarse y pactar

No eran del mismo país. Llegó tarde al lugar elegido con su pick ap matrícula extranjera. El vehículo circulaba con dificultad por las estrechas calles empedradas, medievales aún, de un pequeño pueblo Ampurdanés. Todo era piedra e historia. Bajo un arco que ejercía de claro divisor entre la carretera secundaria y el pueblo, se cruzaron. El la vio y supo que era ella. Ella vio como un vehículo frenaba bruscamente y supo que era el. Por la ventanilla abierta de su coche, le ofreció una amplia sonrisa enfundada detrás de sus gafas de sol. Ella también. Era corpulento y extremadamente atractivo a sus ojos. Un hombre de mundo, pensó. Vestía de manera informal, y recogía su largo y canoso pelo en una coleta. Ninguno de ambos habló porque no era necesario. Las palabras no necesitaban expresión en idioma alguno. El le ofreció un cigarrillo a la mujer, y ambos fumaron con la sonrisa permanentemente expuesta en sus rostros. De ese modo escucharon sus voces por vez primera. Fue él quién inició la conversación. -¿En que idioma prefieres que hablemos? fue su pregunta en un francés impecable que no se asemejaba en nada al que ella escribía y hablaba. -¿Qué tal en los tres idiomas que compartimos? respondió. El emitió una sonora carcajada pensando que aquella mujer le enloquecía. Ella reía pensando que aquel hombre era de verdad. Sin esperar lo esperado, él cogió el cigarrillo de su boca, la asió firmemente por la cintura, y fiera mente se besaron. - Aujourdui, c'est le notre premier jour. - Moi je suis d'accord, molt , adelante... Habían elejido para su encuentro una casa datada en el año 1700, con amplios muros de piedra, cuidadosa mente decorada y primorosa mente respetada su antigüedad. La habitación era una estancia diferenciada en dos pisos, con ventanas estrechas de maderas nobles pulcra mente restauradas. La arquitectura era sublime y todo olia a pasado. En el nivel superior estaba la magnífica cama con dosel cubierta con pétalos perfumados. No había luz excepto la de las velas y el fuego de la hermosa chimenea donde se les perdía la mirada contemplando el fuego. Y se perdieron, entre alfombras, sábanas de hilo, palabras en tres idiomas, copas de vino y cigarrillos. El le propuso un viaje, así, de pronto, sin pensarlo demasiado. Ella, alegó que era imposible, Canadá estaba demasiado lejos. Fue enorme el impacto que sintió la mujer ante lo que él proponía, un pacto de hermandad sellado con sangre. Sólo se trataba de una pequeña incisión en las muñecas y unir sus sangres. Aceptó. Primero él. Sin vacilar, hundió con rotundidad en su piel, un afiladísimo instrumento. Brotaron algunas gotas de sangre que asemejaban perlas negras. En un acto que jamás repetiría, que le asombró por lo ancestral, no vaciló tampoco y asió el instrumento lleno de la sangre de él. Repitió el ritual. No le dolió, no sintió la extrañeza que pensaba, sólo la sangre que brotaba era la evidencia de la limpia herida. Con sus manos, cogió la mano de ella y unió su incisión a la de la fina muñeca femenina. Unió su sangre a la de ella, y la de ella a la de él. Se entrelazaron fuertemente, y como estaban desnudos no hicieron falta preámbulos ni entorpecimiento para amarse nuevamente. Sólo los troncos quemando fueron testigos mudos de una escena de sexo tan primaria. Ella le sigue por el mundo mediante las publicaciones que el realiza como documentalista. Reconoce que nada la excita más que ver su nombre impreso en los pies de página de los artículos de él. El, le escribe largas cartas que tardan en llegar y las firma con una minúscula gota de sangre. NOTA: En breves días hará un año exacto desde que el apareció y frenó su coche delante de ella. Es evidente que ambos han amado a otros hombres y mujeres, pero han quedado en el mismo lugar, con la certeza de que están unidos y deben renovar sus votos. Titulado por A.V.M.

3 comentaris:

Obsidiana_Pura ha dit...

Muy buena mia mor, di que si, eres la reina , y nada de llorona, ehhh, nada pero nada.
Si, he estado algo perdida, cosas, pero ya estoy activa y al 100%...Gracias por todo Anna, gracias de corazón

instante ha dit...

Una historia preciosa, una historia de color de rosa y con un final nada corriente. Sus vidas continuan igual, haciendo una pausa para su cita anual.
Me ha encantado leer algo diferente de lo que nos tienes acostumbrados, felicitaciones...

instante
.

Frida la Llorona ha dit...

Obsidiana amolllll...no te me pierdas que los Madrises son enormesssss...
Besito prins.
Instante, va ser rosa "chicle" jejeje....con final cuanto leyenda gitana...jejeje.
Besets cielot...i abraçadetes !