La crueldat, com quansevol vici, no ha de tenir cap motiu, nomès la oportunitat per executarla...

dimecres

De mis bosques


El caminante
que se deja perder en estos bosques
sólo sigue el sonido de sus propios pasos
que le conducen a la nada
y encuentra un todo.

Requiere mi cuerpo
por inercia perderme
sumerjirme en la perdida
y saborear
la impermanencia en lugar alguno.

Allí nadie eres
porque casi nada somos
y menos deseamos ser
al evaporarse el deseo.

Comulgar con el suelo mullido
atesorar silencios
atesorar pecados
atesorar tesoros
que aún no visibles
nos acompañan
vivirlos en la máxima expresión.

Y elevarse hasta llegar a ser
una hoja más teñida
de los ocres de los otoños,
los no dichos ni mencionados.

Y que mi cuerpo
tenga sólo el olor del musgo
recién nacido de la tierra.



2 comentaris:

Aka ha dit...

Las mejores adquisiciones y posesiones las efímeras, las que queman la piel y allí quedan grabadas... caminar y adentrarse en bosques, desiertos y montañas, siempre con el olor de la tierra, sea húmeda o seca ¿existe aroma semejante a ese? Al que nos conecta de nuevo con lo tanto tiempo atrás olvidado... es tan instintivo

precios poema, una abraçada amb olor de molsa després d'un dia en que no ha deixat de ploure

Frida la Llorona ha dit...

Aka...
Sin lugar a dudas comulgar con la tierra y perderse entre bosques es levitar...y no,no hay aroma,sabor,tan placentero como enraizar con la naturaleza.

I que dir-te dels olors a molsa floja i trapitjala suaument amb els peus nus i acariciar el seu tacte...res inigualable,crec bè que saps pro de que parlo, n'estic segura.

Dius que plou tot el día, doncs un petó ben fort amb el regust d'una pluja ben serena. Jo ja tinc anyorança de dies plujosos.